El DCode pone fin a la época festivalera en la UCM


La séptima edición del DCode, el festival que se celebra en el campo de rugby de Cantarranas de la Universidad Complutense de Madrid, lograba colgarse el pasado sábado día 9 el cartel de "entradas agotadas" con 25.000 personas asistiendo a los conciertos.

El macroevento, que concentra todos los conciertos en una sola jornada, es el encargado cada verano de poner fin a la época de festivales. Holy Bouncer, Miss Caffeina e Iván Ferreiro, con la colaboración de un Dani Martín teñido de azul para tocar El equilibrio es imposible,  fueron los encargados de arrancar en el escenario más pequeño.

Tras la actuación de Ivan Ferreiro, que cerraba con su esperado Turnedo, muchos fueron los que decidieron salir para tomar algo o comer, porque los precios eran excesivos, tal y como denunciaron algunos asistentes a los micrófonos de Inforadio. Fue entonces cuando se vivió el único momento de caos dentro del festival, puesto que se acumularon miles de personas a la salida que enseguida empezaron a abuchear a la organización, obligando a que se abriesen las puertas.


Aunque todos los grupos podrían ser perfectamente cabezas de cartel, los más esperados llegaron al caer la tarde: el eléctrico Carlos Sadness y Milcky Chance con su pop jamaicano aportaban el ritmo más juvenil y desenfadado al festival en uno de los escenarios principales. 

Liam Gallagher, ex de Oasis, no dejó de interpretar las canciones que todo el mundo se sabía de la banda que compartía junto con su hermano Noel. Como colofón final, Wanderewall justo en el momento en el que se hacía de noche.

Band Of Horses, Interpol, Franz Ferdinand y The Kooks se fueron pasando el testigo por ese orden. Los asistentes se desplazaban bailando de un escenario a otro. La sesión del duo Elyella Djs combinando indie con electrónica dio por concluida esta edición del DCode, que dejaba a los festivaleros con ganas de conocer ya el cartel del próximo año.





No hay comentarios :

Publicar un comentario