Entrevista a Cláudia Gomes Lopes, experta en Genética Forense y Genética de Poblaciones de la UCM, tras el hallazgo en Feixa del Moro (Andorra)

INFORADIO | Lucía Martín | 07/10/2020

Investigadores forenses de la Universidad Complutense de Madrid han identificado restos arqueológicos de un enterramiento biológico familiar hallado en Andorra. El grupo de genética forense y genética de poblaciones de la facultad de medicina de la Universidad Complutense de Madrid encontraban los restos de una madre y su bebé en la misma sepultura. A pocos metros, otra tumba en la que se hallaba el cuerpo de un hombre que podría ser el padre del bebé.


Posible familia nuclear tradicional


La Doctora en genética forense Cláudia Lopes Gomes, nos habla del inicio de la participación a raíz de una posible conexión entre los restos encontrados de la madre, el bebe y el hombre. Parte de los esqueletos fueron enviados a su departamento para su análisis, comenzando así la involucración en el proyecto.


Sabiendo que el concepto de familia, no sólo abarca el concepto de consanguinidad, ¿Cómo podemos saber la relación entre los individuos hallados?

Para nosotros, efectivamente, la palabra familia tiene un significado bastante social, porque en muchas comunidades, tú, consideras que son miembros de tu familia miembros de tu comunidad, que pueden no ser, que pueden no tener ningún vínculo biológico contigo. En este caso, los resultados nos han demostrado que el concepto de familia era tanto social como también biológico. Hemos podido determinar que tanto el adulto que estaba enterrado con el bebe, era su madre y el otro individuo que estaba en otra tumba digamos sería su padre. Esto determinado a través de probabilidades, porque en genética es la probabilidad la que nos indica la relación más probable, valga la redundancia, pero es lo más probable que el individuo adulto varón sea el padre y la mujer adulta sea la madre del bebe.

¿Esto quiere decir que los resultados obtenidos fueron por encima de sus expectativas?

La mujer esté emparentada con el bebé. No nos ha sorprendido porque el enterramiento fue simultáneo, entonces eso lo ha visto el equipo de arqueología con el equipo de antropología. Como el enterramiento había sido simultáneo, se suponía que algo de parentesco había entre ellos. Nos sorprendió que el otro individuo, que estaba en otra tumba, estuviera también emparentado con el bebe, y resulta que lo más probable es que sea su padre. En ese aspecto sí que nos ha sorprendido.

 

La Feixa del Moro, una necrópolis neolítica

Situado a 1335 metros de altura, en el Principado de Andorra. Se trata de un yacimiento arqueológico descubierto en la década de los 80, que llamó especialmente la atención por la localización montañosa en la que se encuentra.

 

¿Qué lleva a los investigadores a estudiar La Feixa del Moro y no otro lugar?

Este yacimiento es único porque es de los pocos, en primer lugar, que tiene individuos que han resistido, más o menos intactos. Por otro lado, se trata de enterramientos múltiples, es decir, en la misma tumba hay más de un individuo. En la época Neolítica lo normal era enterrar a las personas de manera individual, en este caso tienes una tumba con una mujer y un bebe y muy próximo otra tumba con el que sería el padre del bebe.

 

Siendo conocidos los Pirineos como un sistema de paso montañoso, al hallar restos de una necrópolis en ello, nos hace pensar en asentamientos cercanos a ella como lugar para vivir ¿no?

Lo más probable es que no sea un lugar de paso. Ya no se trata de genética, sino de arqueología. Se ha visto que muy próximo a la necrópolis se han encontrado almacenes de comida y restos que nos lleva a pensar en una pequeña aldea. Es decir, la gente ya estaba asentada en ese sitio.

 

No parece uno de los mejores sitios donde asentarse

Es probable que debido al mal tiempo, esas comunidades neolíticas estuvieran allí primavera y verano, mientras que en otoño e invierno se desplazan a otras zonas más templadas. A ese nivel ya había evidencias de un asentamiento. ¿Que estaban todo el año? Pues es probable que no, porque no tenían los recursos que tenemos actualmente para pasar una época de frío extremo.

 

¿Y siendo los Pirineos una zona no tan accesible, que les hace asentarse allí?

Se han encontrado evidencias a nivel de collares y piedras que nos demostraron que estas comunidades tenían relaciones comerciales con ambos lados de los Pirineos, tanto en Francia como en la Península Ibérica. Por tanto eran un tipo de comunidad que, al hacer negocio con menos lados, hacía que resultase más fácil, a lo mejor, quedarse a vivir un tiempo en los Pirineos, facilitando un poco el comercio hacia los dos lados antes que establecerse en un lado y comercializar con el otro.

 

¿La tierra tiene algo que ver?

No creo que sea porque la tierra sea más fértil. Creo que ha sido un motivo comercial, por ejemplo que pudiesen comercializar con ganado.

 

El próximo paso

Teniendo todos estos datos como resultado del proyecto, nos preguntamos ¿cuál es el próximo paso que va a tomar la investigación?

Nosotros  hemos podido determinar la parte genética, como la parte de color de ojos o la del cabello. Nos gustaría profundizar más en los estudios: saber si las comunidades eran, por ejemplo, intolerantes a la lactosa o su reacción a los cereales. Es decir, la aparte de la genética que no está estudiada.

Por la parte arqueológica, nos gustaría investigar y encontrar evidencias de otros individuos enterrados en el mismo complejo arqueológico. Eso sería un plan de futuro, para este yacimiento en ambos niveles.


Esta nueva información obtenida acerca de las comunidades neolíticas, se suma a los análisis genéticos de parentesco y biogeográficos que apuntan que desde el Neolítico los Pirineos eran considerados como una ruta de comunicación y no como una barrera.

No hay comentarios :

Publicar un comentario